martes, 16 de mayo de 2017

San Isidro no es el patrón de los pobres.




Cuenta Iván Vélez Cipriano en el libro "Historia  mínima de Carrascosa" que en el catastro del siglo XVIII existían en la población "6 pobres de solemnidad" y mediante nota al pie de página, señala que en la época, el ser mendigo constituía una especie de estatus, con derechos y supongo que alguna, por nimia que fuera, obligación.

Vaya por delante mi respeto absoluto a cualquier torero, desde el primero hasta el último del escalafón, porque no quiero que se malinterprete lo que voy a contar sobre la corrida de ayer en Las Ventas.

Los actuantes venían con la vitola de ser considerados "toreros de Madrid" por el hecho de que la primera plaza del mundo los ha encumbrado, sin perjuicio de que, a veces la cátedra se equivoque y no digo que con estos tres haya ocurrido.

Madrid te hace rico, te pone en figura y te brinda la oportunidad de volar solo por todo el orbe taurino. Cuando regresas a "tu plaza", si no has sido capaz de gestionar bien esos talentos que te ha dado, te trata no como al hijo pródigo, dándote la bienvenida, sino que te va exigiendo cada vez más y más hasta que un día consigas salir de allí con la tranquilidad de porder elegir no volver,  o volver con tus condiciones porque ya no los necesitas. En algún caso también es posible que no vuelvas porque ya nadie te llama, es decir, que te han reventado.

Para conseguir salir indemne hace falta una gran dosis de suerte, otra evidentemente de torería, capacidad, valor e inteligencia y otra de equilibrio mental: o te los comes tú, o te comen ellos.

Ayer Curro miraba sorprendido al tendido y no se  explicaba algo que acabo de describir: nuevamente regresa a la primera plaza del mundo sin ser figura  y el aficionado le exige que toree como él sabe, con ese gusto y ese empaque tan personal, pero este año ya le pide un poquito más: ajuste.

Ureña se dejó todo en la plaza y aún así había quien le exigía más y más. Estuvo muy por encima de su primer oponente sacándole lo que no tenía y no le echaron cuenta. Casi le parten el alma en su segundo y como que tampoco..., qué pasó?, que Madrid es como un polluelo hambriento, nunca tiene bastante y mira que el murciano se entrega.

El caso de López Simón es difrente: casi ha dejado de necesitar a Madrid y resalto el casi porque me da la impresión de que la cosa se desinfla con demasiada rapidez. Las Ventas le exige, le mide y no se perdona haberlo encumbrado tan rápidamente porque a lo mejor aquello no es para tanto y porque no puede consentir que se crea figura sin que el foro le otorgue su "placet" como tal.

Si lo consiguiera, el ser figura, cuando volviese no le importaría lo más mínimo que no dejen  de meterse con él y con su apoderado: una tarde de agobio pero una temporada de contratos.

Lo de ayer no es la primera ni será  la última vez que ocurre, porque así de grande y de difícil es Madrid, sobre todo con sus mendigos.
 

lunes, 1 de mayo de 2017

Rubén Sanz: Vivir para torear






Lo ha dicho en más de una ocasión:  "¿que por qué sigo?, por la misma razón que tú respiras: tú no puedes vivir sin respirar y yo no lo puedo hacer sin torear".





Soria despierta cada mañana con un torero entrenando de salón en su coqueta plaza. Para unos es un loco, un visionario que nunca llegará a alcanzar su sueño, para otros, Rubén es un torero con todas las letras y merece el respeto que merecen todos los toreros, porque digan lo que digan, sigue siendo la profesión más digna, más bonita y más difícil del mundo.










Admiro a Rubén por torero y porque tiene el valor para vivir la vida como él quiere, olvidándose de formalismos y de convenciones. Rubén usa unos trastos viejos, porque los que están en buenas condiciones, esperan ocasiones mejores, nunca se sabe cuándo ni dónde toreará y hay que estar preparado para cuando el tren llegue.








Madrid, es una meta difícil, casi una quimera para alguien que quisiera ir allí con ciertas garantías, pero Madrid es Madrid, y si tiene que ir, irá y que sea lo que Dios quiera.
Su bendita locura, por esto me recuerda a un montón de toreros, su  mechón blanco, el de los elegidos, sus camisas imposibles, su desdén por las formas... Como dice el de La Puebla, lo principal es ser diferente y Rubén lo es, vaya si lo es. Tanto que hay gente que cree en él a cambio de nada. Ahí lo dejo, piénsenlo ustedes.





Ayer disfruté de lo lindo haciéndole fotos, pero ni por asomo como él, porque Rubén ayer no solo estaba toreando, Rubén estaba viviendo.





(Gracias a la Peña Cultural Taurina de Arcos de Jalón por su amabilidad con mi humilde persona) 

domingo, 12 de marzo de 2017

Los duendes de Illescas






Ayer un torero de sevillana dinastía se volvió a vestir de luces y la plaza se llenó para saborear  el particular gracejo de Pepe Luis. Cierto es que el compromiso le superó, pero verle un par de detalles para mí fue suficiente y no hace falta que la historia se repita: los acontecimmientos lo son, por ser únicos.




Además del citado, de Morante y de Manzanares, también se reunieron en ese cuidado albero de Illescas, el Sócrates de San Bernardo, Joselito el Gallo, su tío Rafael y Manzanares padre. Menudo cartel eh...

Nadie los vio, pero muchos los reconocimos. 









PD.- no voy a hablar del indulto, pero sí del mal gesto, para mí, de una máxima figura que no necesita de aditamentos para triunfar. De hecho a ese sexto lo toreó con esa dulzura y plasticidad que sólo él es capaz de aportar al toreo.




domingo, 19 de febrero de 2017

XVI Tentaderos del Zapato de Plata: El futuro ya está aquí


Otro año más en la Mezquita, tratados de lujo como siempre por nuestro amigo Paco, el Ayuntamiento de Arnedo, su Club Taurino y esa Comisión que sigue trabajando para que los más jóvenes se sientan importantes por un día,  han organizado en Guarromán, las eliminatorias del Zapato de Plata. 

Las ganaderías:  Los Ronceles y Guadalmena, han proporcionado dos tentaderos sencillamente espectaculares en los que los aspirantes han podido desarrollar todo su repertorio de arte para que nosotros los veamos y los juzguemos desde nuestra ignorante modestia.

Los aspirantes: el nivel ha sido muy superior al del año pasado. La nueva generación torea mucho y bien y no me extrañaría que de estos catorce en unos años veamos a más de uno en las zonas de arriba del escalafón.

Quiero destacar a los que para mí han ofrecido un poquito más que el resto:

-Jaime Casas, quien  me impresionó por la forma de asentar a una becerra con un gran ritmo pero con muy pocas fuerzas. Hizo de enfermero, si, pero con una clase y un conocimiento extraordinarios, para acabar toreando como los ángeles.

-El Rafi: tiene un corte de torero impresionante y mucha capacidad. Me gustó especialmente su forma de colocarse.

-Alejandro Adame: El último de la saga está muy maduro. Se nota de quien es hermano.

-Rocío Romero: además de compartir burladero y frío durante toda la mañana, esta cordobesa me deslumbró por su poder, paciencia y capacidad con la vaca más fea y difícil de todas. Acabó, después de hacerla ella solita, dándole una serie de mucho arte.

-Aarón Rodríguez: Éste sigue madurando a base de valor y de hacer las cosas muy bien y muy despacio. Para mí uno de los que deben estar en Arnedo.

-Fernando Plaza: este repetidor del año pasado sigue con sus muñecas llenas de suavidad. Ha realizado un tentadero del que se puede sentir orgulloso.

-Álvaro Sánchez: es otro repetidor que ha madurdado un montón en este año. Seriedad y sobriedad lo definen.

-José Fernando Molina. Sorpresa más que agradable. Con lo joven que es, creo que tiene un futuro impresionante.  

Os dejo unas fotos de todos los participantes: